ENTREVISTAS 21JBA: Arantza Mariskal Balerdi

Categorías:
Compártelo

Arantza Mariskal Balerdi 21JBA

¿Crees que la digitalización será parte fundamental de las bibliotecas?

En mi vida profesional he trabajado especialmente en dos proyectos. En cada uno de ellos la digitalización ha supuesto, aunque necesarios, hitos diferentes.

En mi primera vida profesional trabajé en la creación de un centro de documentación público que se centraba en la recopilación de la oralidad. La digitalización se tuvo que desarrollar en cuanto a hacer perdurar esa memoria oral más allá de la conservación de los documentos originales, o de la memoria de las personas. Esa tarea de digitalización tenía como objetivo la transmisión de la cultura, la puesta en valor de lo que somos como pueblos o colectivos.

En mi segunda vida profesional la documentación y la memoria se ha generado directamente en digital; no tenemos soporte físico, todo lo hemos generado en ceros y unos. Esto ha supuesto un cambio significativo para mi mente a la hora de pensar en la biblioteca.

El salto en cuanto a la sociedad digital en estos últimos 20 años ha sido impresionante. Y esto no para. Y nosotros/as no podemos parar.

No importa cómo se genera la información y los contenidos, es decir, en qué formatos; si es analógico o digital, si es textual o audiovisual, si es una novela o estamos ante un código de programación…. Es conocimiento, es información, es contenido… que tenemos que manejar de manera natural en los servicios bibliotecarios. Con esta actitud podremos ser un servicio necesario e imprescindible. Nosotros/as como profesionales no podemos limitar, censurar, los formatos de contenidos con los que se deben alimentar las bibliotecas, nuestro deber es facilitar que toda la información necesaria esté disponible y preparar el futuro-presente con aquellos otros formatos que vienen o vendrán. Lo necesario es que puedan convivir y perdurar.

 

En los últimos años, hemos tenido que afrontar el reto de la transformación de las bibliotecas, en sus servicios, espacios, etc. ¿Cómo analizas el impacto en las bibliotecas?

Pero… ¿es que siempre no ha sido así?

Recuerdo cuando era niña, la biblioteca de mi pueblo. Ésta no era mas que una sala de estudio y unas estanterías alrededor, donde los libros estaban a buen recaudo tras unas puertas de cristal, bajo llave. Cuando estudiaba biblioteconomía, finales de los ochenta, apenas habíamos comenzado a digitalizar catálogos. En mi entorno se fueron abriendo bibliotecas públicas, incorporando el acceso libre a los documentos, integrando en las colecciones películas, músicas etc. No creo que en ningún momento las bibliotecas hayan estado inmóviles, todo lo contrario. La sociedad ha evolucionado, cambiado, mejorado y las bibliotecas también.

Es evidente la transformación que estamos viviendo en las bibliotecas este último decenio. Es evidente y necesario. La sociedad, las personas que habitan las bibliotecas tienen nuevas necesidades porque viven en una nueva sociedad, una sociedad cambiante en la que imprescindiblemente nuestra labor es que las bibliotecas se adapten a ella. Es más, creo que deberíamos ir por delante de esas necesidades. Pensar en el futuro para poder responder mejor a las personas que necesitan de las bibliotecas.

Personalmente me siento cómoda en este momento de las bibliotecas. Vivimos un momento en el que tenemos un gran margen para pensar qué bibliotecas queremos, qué bibliotecas demanda la ciudadanía, para responder a qué necesidades, a qué gustos, a que proyectos de comunidad… Me gusta lo que se está trabajando en bibliotecas, la fase en la que están. Me parece que cada vez son más simpáticas, más abiertas, más sociales… más divertidas.

 

¿Cómo ves las nuevas generaciones de bibliotecas y bibliotecarios?

Creo que hay un déficit en cuanto a los planes formativos en la universidad y eso dificulta que las nuevas generaciones de profesionales tengan todas las capacitaciones necesarias como para responder a los proyectos que tenemos entre manos. Soy consciente de la dificultad que hay (o ese es mi caso) para encontrar profesionales. Este es un tema que nos preocupa a todo/as.

A su vez, pienso que nuestra profesión es muy cambiante, que necesita mucha adaptación a las realidades y, sobre todo en las bibliotecas públicas, demanda interiorizar, e incluso “tatuar” el concepto de servicio público lo que supone una actitud de compromiso con nuestra labor. Las bibliotecas necesitan de profesionales con formación transversal sin menos cabo de la formación técnica. Los servicios de bibliotecas demandan equipos multidisciplinares y mucho trabajo en horizontal para que cada uno/a pueda aportar lo mejor de sí mismo, lo que supone que la batería tiene que estar muy cargada en positivo.

Me entusiasma observar el trabajo que se está haciendo para posicionar las bibliotecas como servicios indispensables e indiscutibles en nuestra sociedad. Me anima observar cómo entendemos cada vez más la función de las bibliotecas como servicios de aprendizajes, lugares de encuentro, puntos de desarrollo cultural, espacio de ocio gratuito y de calidad… y constatar que lo que perseguimos es que las bibliotecas ayuden a conseguir una sociedad mejor formada, más feliz, con mayores oportunidades… una sociedad más justa.

Por consiguiente, soy o quiero ser optimista. Porque creo que el futuro siempre está en manos de las nuevas generaciones y pienso que ellas siempre podrán mejorar aquello que hemos ido mejorando (o por lo menos intentado) antes nosotras, las que ya pintamos canas.

 

¿Qué esperas de las XXI Jornadas Bibliotecarias de Andalucía?

Todos los Encuentros y Jornadas son buenos momentos de encontrarnos con lo/as compañero/as. Son momentos en los que siempre conocemos a profesionales que tienen mucho que aportar; no sólo los que participan como conferenciantes o en las mesas redondas, también aquello/as con los que nos encontramos en las pausas, en los pasillos, en el café… Cada profesional es una historia y las historias me apasionan. Y lo/as bibliotecario/as nos apasiona nuestra profesión.

Espero escuchar a lo/as compañero/as y aprender. Y espero poder aportar un poquito desde mis experiencias como profesional. ¡Y cómo no… que alguien se anime a visitarnos en el norte! 😉

 

¿Qué opinión te merece el trabajo de la AAB en favor de la profesión?

Desde el norte os veo con envidia. Tengo que confesarlo.

Considero que sois una asociación modélica en cuanto a que os siento muy dinámica y con mucha fuerza. Tengo la sensación de que no hay semana que no me llegue alguna noticia vuestra.

Sigo con interés vuestra agenda, publicaciones, formaciones, encuentros…

Cuando pienso en vuestra asociación me viene a la mente el color de vuestra web, las fotos de grupo, trabajo dinámico… transmitís mucha energía y alegría por la profesión. Osea que… muchas gracias!

AAB
AAB

Trabajamos a tu lado

Últimas publicaciones

Servicios bibliotecarios que innovan
Con el lema “Servicios bibliotecarios que innovan” se lanza la nueva convocatoria de los Premios AAB, una iniciativa para reconocer la labor que realizan las bibliotecas, conforme al Plan Estratégico de la Asociación […]
Boletín AAB
En cada uno de los números que nacen en el Boletín de la AAB se constata la célebre frase que citamos. La biblioteca, tal y como se muestra en los contenidos […]

Participa

Descubre las ventajas de pertenecer a la Asociación Andaluza de Bibliotecarios (AAB)