ENTREVISTAS 21JBA: María Luisa Balsa Anaya

Categorías:
Compártelo

María Luisa Balsa Anaya 21JBA

En los últimos años, hemos tenido que afrontar el reto de la transformación de las bibliotecas, en sus servicios, espacios, etc. ¿Cómo analizas el impacto en las bibliotecas?

Creo que las bibliotecas llevan muchos años sabiendo adaptarse con agilidad a los cambios que se producen en el entorno e intentando dar respuesta a las nuevas necesidades de los usuarios y de la sociedad en general.

Si comparamos una biblioteca actual, de cualquier ámbito, con lo que eran las bibliotecas hace 20 años el cambio es notorio: la transformación digital, los espacios físicos y virtuales, el aumento de los servicios, el equipamiento, la accesibilidad de las colecciones, etc. han provocado que las bibliotecas sean ahora lugares de encuentro, espacios más abiertos y creativos, accesibles e integrados en la sociedad y con profesionales más valorados.

En el caso de las bibliotecas universitarias, que es donde yo me muevo, la transformación ha sido muy evidente. Las nuevas generaciones de estudiantes, docentes, investigadores y gestores hacen un uso intensivo de las TIC. La actividad universitaria se ha digitalizado y se valoran los recursos y los servicios digitales y accesibles 24×7. Las bibliotecas hemos seguido estas tendencias.

Además, se ha producido una transformación y evolución de los servicios que ofrecemos: el libro físico ha dejado de ser el centro neurálgico de nuestro quehacer. Actualmente, estamos realizando numerosas acciones para impulsar la ciencia abierta y apoyar la actividad investigadora, también estamos trabajando en potenciar la innovación docente y formar en competencias digitales, en digitalizar nuestras colecciones y ofrecer recursos de calidad, en difundir a la sociedad la labor investigadora, en promover los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para poner nuestro granito de arena en la consecución de una sociedad más justa y equitativa, con valores éticos y culturales, etc.

 

 ¿Qué te motivó a llevar a cabo una reorganización de la biblioteca y a realizar nuevas actividades novedosas?, ¿Qué impacto tuvo entre los usuarios esas nuevas prácticas?

Muchas de las innovaciones que hemos llevado a cabo se han realizado en respuesta a las demandas de nuestros grupos de interés, a sus opiniones recogidas en las encuestas de satisfacción y a las sugerencias recibidas a través de otros canales de comunicación.

La comunicación es imprescindible para conocer sus expectativas y lograr así su implicación en nuestros servicios y hemos apostado por nuevos canales que facilitan la interacción.

La atención personalizada y, en muchos casos, en línea favorece el diálogo y el conocimiento de sus necesidades al igual que la valoración de la experiencia del usuario.

Esto nos ha ayudado a realizar mejoras en nuestros servicios y a crear herramientas que dan respuesta rápida y fácil a sus necesidades.

Respecto a los espacios, hemos detectado un incremento de su valor que nos ha llevado a aumentar los horarios de apertura, habilitar más puestos para el estudio y ofrecer espacios diferentes para reunirse, leer o estudiar en silencio.

También ha aumentado la demanda de equipamiento y por eso hemos adquirido portátiles, tabletas, paneles interactivos, pantallas, equipos de sonido, etc., que ya forman parte de nuestras instalaciones y de nuestros objetos para préstamo.

Además, nos hemos implicado en la sostenibilidad y cuidado del medioambiente y realizamos exposiciones, campañas y actividades de difusión y concienciación que se dirigen no sólo a la comunidad universitaria sino también a los estudiantes de los institutos y otros colectivos de la ciudad de Sevilla y provincia.

Los resultados han sido muy positivos en general. Los datos de afluencia a nuestras instalaciones aumentan, la participación en actividades relacionadas con la sostenibilidad se va afianzando y la visión de la Biblioteca dentro de la institución y de la comunidad universitaria se ha revalorizado.

 

¿Cómo ves las nuevas generaciones de bibliotecas y bibliotecarios?

El perfil de los nuevos profesionales de las bibliotecas ha cambiado al igual que el de nuestros usuarios. Las nuevas generaciones son nativos digitales, habituados a usar servicios en línea y a comunicarse de forma digital, esto facilita su incorporación a algunas de las tareas que se realizan en las bibliotecas: son hábiles en el aprendizaje de programas o en el uso de aplicaciones.

Pero muchos de ellos provienen de titulaciones que ofrecen poca o ninguna formación directamente relacionada con el mundo de las bibliotecas y su adecuación al entorno laboral supone un esfuerzo de aprendizaje y de práctica en el puesto del trabajo.

Los actuales servicios que ofrecemos en las bibliotecas requieren nuevas competencias y hacen necesario la especialización para llevar a cabo muchas de las tareas. Es necesario un enriquecimiento de los perfiles laborales del personal, no sólo para que contemplen las competencias y habilidades digitales sino también otras de carácter transversal.

Nuestro entorno es cambiante y las nuevas generaciones tienen que estar preparados para atender nuevos servicios y tareas, por eso es importante contar con profesionales flexibles, implicados y dispuestos a una formación continua.

 

¿Qué esperas de las XXI Jornadas Bibliotecarias de Andalucía?

Las jornadas son siempre una oportunidad para aprender y compartir con otros profesionales del mundo de las bibliotecas. En este caso, estoy segura de que me va a permitir conocer las experiencias y opiniones de los que trabajan en un entorno diferente al de las bibliotecas universitarias por lo que me aportarán una visión más completa de nuestra profesión.

Desde hace muchos años, las bibliotecas universitarias estamos habituadas a cooperar y a trabajar en colaboración con otras, bien a través de consorcios o por alianzas puntuales. No ha sido tan habitual realizar proyectos conjuntos con bibliotecas de otros ámbitos. 

Pero cada vez más se está trabajando en esta línea y se están llevando a cabo innovaciones muy interesantes realizadas en colaboración entre bibliotecas de distinta tipología que proyectan una imagen general de las bibliotecas más beneficiosa para todos.

 

¿Qué opinión te merece el trabajo de la AAB en favor de la profesión?

Creo que es fundamental contar con este tipo de asociaciones para poder avanzar en la profesión.

La AAB lleva también muchos años haciendo aportaciones importantes a la profesión y llevando a cabo iniciativas en su defensa.

Para mí, siempre ha sido un referente profesional: la organización de jornadas y la publicación del Boletín me ha ayudado a conocer innovaciones y a encontrar buenas prácticas profesionales, además de propiciar el debate y de compartir conocimientos.

Otro elemento que me parece fundamental es la impartición de cursos que permite a los nuevos profesionales adquirir competencias que complementan su formación inicial y mantenerse al día en la profesión.

AAB
AAB

Trabajamos a tu lado

Últimas publicaciones

Servicios bibliotecarios que innovan
Con el lema “Servicios bibliotecarios que innovan” se lanza la nueva convocatoria de los Premios AAB, una iniciativa para reconocer la labor que realizan las bibliotecas, conforme al Plan Estratégico de la Asociación […]
Boletín AAB
En cada uno de los números que nacen en el Boletín de la AAB se constata la célebre frase que citamos. La biblioteca, tal y como se muestra en los contenidos […]

Participa

Descubre las ventajas de pertenecer a la Asociación Andaluza de Bibliotecarios (AAB)